Warning: Illegal string offset 'vimeo-youtube' in /homepages/23/d366136744/htdocs/oldhtdocs/anprodefa/anprodefa/wp-content/themes/yourself-developer/single.php on line 19

¿Qué criterios se siguen para la acogida de menores en desamparo?

ELENA CASTRO DE PEDRO. 02.07.2010

Veo por la ventana a una pareja contemplando sonrientes a sus gemelas de 4 años disfrutar en la piscina comunitaria, y no puedo evitar pensar en Lucía, de tres años, a la que el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) va a arrancar del seno de su familia de acogida desde hace un año. Lo van a hacer por su bien, por supuesto, porque aunque la familia de acogida (mi hermana y mi cuñado) ha solicitado la adopción, son demasiado mayores. Los de la piscina bien podrían ser abuelos jóvenes, pero recurrieron a la inseminación artificial y son padres. Son cultos, tienen un buen poder adquisitivo,  sentido común y de la responsabilidad, mucho amor que dar, ganas de cuidar y velar por las dos pequeñas, y algunas canas, igual que mi hermana y su marido. ¿Quién se atrevería a decir que no cumplen los requisitos para ser padres? Que yo sepa, sólo el IMMF considera la edad por encima de todos los demás valores. ¿De verdad la juventud es garantía de maternidad/paternidad responsable? Yo sólo sé que Lucía era una niña retraída, ausente, con la mirada vacía y el gesto adusto cuando la acogieron en familia y ahora es una niña alegre, cantarina, cariñosa y testaruda que da mucho trabajo y a la que se ve feliz e integrada en el seno de una familia que la quiere, la cuida y vela por su bien y su protección. ¡Lástima, cuando ella sea adolescente la edad de los posibles padres no será la adecuada!

Lucía ve una foto de mi hermana y su marido y dice orgullosa ‘esos son mis papás'; no sabe que ‘sus papás’ no son todo lo jóvenes que el Instituto Madrileño del Menor y la Familia considera adecuado Quiero confiar en el criterio de los profesionales del IMMF y de las Fundaciones que han intervenido en el proceso de valoración del estado de la niña, que sin verla ni una vez han sido capaces de emitir juicio sobre su estado y hacer una valoración profesional. De hecho, estoy impresionada por su capacidad de juicio: ofrecieron a mi hermana la adopción de la niña a los pocos meses del acogimiento, y cuando aceptaron tras una difícil decisión, se la denegaron. Me sorprende en definitiva el poder que ejercen desde sus despachos del IMMF sobre la vida de los seres más desvalidos que existen: los menores en desamparo. Quiero confiar, pero no puedo. Lucía ve una foto de mi hermana y su marido y dice orgullosa “esos son mis papás”. Ella no sabe que “sus papás” no son todo lo jóvenes que el IMMF considera adecuado. Ella no sabe que en realidad es un número, un expediente, que sus sentimientos y su desarrollo no importan más que unas normas establecidas quién sabe por qué experto profesional cualificado. Por favor, que alguien investigue lo que está pasando en el IMMF, porque nos consta que este caso no es excepcional. Por cierto, mi hermana tiene 46 años, y el nombre de la niña es ficticio, porque para mí no es un número.

http://www.20minutos.es/carta/754148/0/acogida/menores/desamparo/#comentarios_54