Warning: Illegal string offset 'vimeo-youtube' in /homepages/23/d366136744/htdocs/oldhtdocs/anprodefa/anprodefa/wp-content/themes/yourself-developer/single.php on line 19

A ninguna asociación les importa no haber dado resultados de 3.500 € a 15.000€ al mes por menor y casi ningún niño tutelado con estudios y ni recursos, ¿fallo institucional?

“Muchos jóvenes que en su día estuvieron tutelados por la Diputación viven ahora de un bocadillo de atún”

La crisis económica se los ha llevado por delante con la fuerza de un huracán. Son jóvenes de confesión musulmana, de entre 20 y 30 años de edad, que se están dando de bruces en tierras guipuzcoanas con el sueño de tener una vida mejor.

 DONOSTIA. Shad Malec, de 47 años, preside una de las pocas agrupaciones que trabaja en la intermediación cultural en el territorio. El marroquí señala con el dedo a uno de los colectivos más vulnerables, que la crisis parece estar manejando a su antojo. “Son chavales marroquíes que tenían su propio itinerario. Se han quedado sin trabajo y ahora dependen exclusivamente de la Administración”, lamenta. El nuevo programa de mediación va dirigido especialmente a personas que, como ellos, profesan la religión musulmana y tropiezan más de lo que quisieran con la barrera idiomática.

¿Sus compatriotas siguen llegando a Gipuzkoa en este contexto tan poco propicio?

Los flujos se han reducido, aunque sí estamos notando que ahora vienen personas del sur de España, especialmente de Murcia y Alicante.

¿No saben la que está cayendo aquí?

Vienen soportando la crisis antes que nosotros, y por eso el País Vasco se había convertido hasta ahora en “ese lugar en el que todavía las cosas no están tan mal”. Con el panorama que han anunciado para 2012, las cosas cambiarán a partir de ahora.

Gipuzkoa no parece hoy en día el destino ideal…

Desde luego. Existen muchos problemas. El colectivo árabe que durante estos años atrás venía trabajando, había alquilado un piso y seguía la tramitación de sus papeles con el fin de regularizarse, está viendo ahora cómo todo se desmorona. Muchos marroquíes y paquistaníes están viviendo esa situación.

¿A qué perfil responden?

Son jóvenes, de 22 a 30 años. Jóvenes que en su día fueron menores tutelados por la Diputación y habían pasado después por programas de emancipación. Tenían su trabajo hasta que han dejado de tenerlo, y ahora dependen de la Administración. Es una espiral: para renovar los papeles necesitan seis meses de cotización. Como no hay trabajo, no hay renovación.

¿Y de qué viven?

Cáritas no da abasto, y muchos chavales viven del bocadillo de atún. Se quejan incluso de que este tipo de alimento se reparte con demasiada frecuencia.

¿Ser marroquí es más complicado que hace unos años?

La crisis está provocando una división social entre ciudadanos de primera, de segunda, tercera e incluso cuarta categoría. Una encuesta realizada en Madrid, en la que se preguntaba a la ciudadanía qué era la inmigración, lo decía bien claro: “moros, árabes, africanos”. Lo resumían así, en plan despectivo. La crisis está agudizando esta percepción social de rechazo. La situación está cada vez peor en este sentido, una apreciación que nos trasladan las propias trabajadoras sociales.

¿Qué les dicen desde los consistorios?

Con datos en la mano, nos dicen que esa acusación de que el inmigrante vive exclusivamente de las ayudas, no se sostiene.

¿Hoy en día, en qué sector trabaja un marroquí?

Salvo carnicerías y locutorios, lo que campa ahora a sus anchas es la economía sumergida. La crisis ha pegado de lleno en el sector servicios, que sostuvieron muchos compatriotas nuestros en la época de bonanza. Ahora están en la calle, o haciendo trabajos sumergidos, en el cuidado de los mayores y enfermos. El sector de la construcción también ha cerrado sus puertas.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2012/02/16/sociedad/euskadi/muchos-jovenes-que-en-su-dia-estuvieron-tutelados-por-la-diputacion-viven-ahora-de-un-bocadillo-de-atun