Warning: Illegal string offset 'vimeo-youtube' in /homepages/23/d366136744/htdocs/oldhtdocs/anprodefa/anprodefa/wp-content/themes/yourself-developer/single.php on line 19

“Desde que me quitaron a mi hijo apenas duermo, sólo tengo pesadillas”

La madre del bebé para el que la Junta decretó desamparo niega que sufra malos tratos y asegura que todo fue un accidente

Un mes y medio de sufrimiento desde que su bebé ingresó en el Hospital Materno de Málaga y la Junta decretó su desamparo provisional por considerarlo un presunto caso de malos tratos por el síndrome del zarandeo. El matrimonio de origen chino formado por Zhongwei Zhuang y Chunmei Zhan, residente en Málaga, vive desde el pasado 21 de agosto en una agonía constante, sin entender como lo que ellos consideran un “accidente” con su hijo de cinco meses ha terminado con el menor en un

centro de protección. “Me cuesta expresar lo que siento, apenas duermo, sólo tengo pesadillas. Y todo, sólo por un descuido”, explica la madre a través de una intérprete. A pesar de considerarlo eso, un descuido, Chunmei Zhan está dispuesta a “que si el peso de la ley tiene que recaer sobre alguien sea sobre mí”, pero que su familia no se vea perjudicada y pueda hacerse cargo del bebé. “Ellos no tienen la culpa y mi hijo necesita el cuidado y el cariño de su familia”.

El pasado 23 de septiembre, día en el que fue dado de alta en el Hospital Materno, el bebé ingresó en un centro de acogida y se estableció un régimen de visitas de dos veces al día para la madre, dado que el niño está en periodo de lactancia, y dos horas a la semana para el padre. Su otra hija, de 14 años, no puede verlo y el resto de la familia tampoco. Y a partir de la semana que viene las visitas de la madre se van a reducir a una al día. Los padres del bebé entienden perfectamente “el trabajo de Protección de Menores, pero ellos también tienen que saber diferenciar y pensar en los padres”, por lo que reclaman que se agilice el proceso.

Zhongwei Zhuang y Chunmei Zhan relatan que llevaban más de dos años buscando un hijo y que han pasado por muchas dificultades, como un aborto anterior. “Es un niño muy deseado”, coincide en afirmar el matrimonio. De hecho, al nacer, la madre dejó su trabajo para dedicarse a su cuidado. Por eso, no están dispuestos a que le quiten la custodia de su hijo y se han puesto a recabar firmas entre los vecinos para hacerlas llegar a la Delegación. Hasta el momento son ya más de 500 personas las que se han sumado a su causa y declaran conocer a la familia, tener una relación cordial con ella y no tener conocimiento de ningún problema de convivencia familiar.

Los hechos ocurrieron el pasado 21 de agosto, según la versión de los padres, cuando la madre dejó un momento al menor a cargo de la hermana, mientras ella hacía algunas tareas domésticas. La hija lo puso junto a ella en el sofá del salón y en un descuido, el niño ya estaba en el suelo, sin percatarse ésta de si se dio un golpe en la mesa antes de caer. La madre se dio cuenta enseguida de que pasaba algo al escuchar los gritos de la hija, pero el niño ya no reaccionaba. El padre, al que la hermana  llamó  al móvil, llegó a los pocos minutos y tras intentar reanimarlo, salieron con él en busca de un taxi, que los llevó al Materno.

En el momento en que el niño ingresó en la UCI, el hospital activó el protocolo de sospechas de malos tratos por las lesiones que presentaba, “traumatismo cranoencéfalico grave”, según consta en el expediente de la Delegación de Igualdad y Bienestar Social sobre el caso. Sin embargo, en un segundo informe del hospital se concreta que “dadas las características radiológicas de la lesión […] debemos descartar un síndrome de malos tratos (síndrome del niño zarandeado)…”. Posteriormente, y tras solicitar Bienestar Social un informe aclaratorio, se corrige el anterior por “dadas las características radiológicas de la lesión […] confirma el diagnóstico del síndrome del niño zarandeado, siendo necesario descartar como origen de los mismo un síndrome de malos tratos”. El letrado de la familia, José Alfonso Sell Trujillo, explicó que el proceso está en fase de instrucción.