Los derechos democraticos de la familia

Hace más de cuatro años que estamos luchando por los derechos fundamentales de la familia y claro está que en un estado anti totalmente democrático e hipócrita es difícil obtener resultados positivos.

Pues al tratarse de una dictadura pura y dura enmascarada por una supuesta i prostituida democracia parlamentaria, no hay derechos en la familia  ni los habrá nunca.

Estamos rodeados por un sistema en el que la población permanece en un estado de ignorancia ante las actuaciones del estado en materia de menores.

Sería inconcebible que el estado estuviera secuestrando a niños y ancianos de familias pobres para beneficio de empresas que se dedican a supuestamente cuidarlos sin tener motivo justo de tutelarlos.

El ciudadano no sabe de esto, el ciudadano no sabe que su hijo, ese niño que con tanto cariño ha sido concebido puede ser arrebatado si se le antoja a un trabajador social con el consentimiento de un juez.

El ciudadano no sabe que  en determinados casos ancianos con propiedades son tutelados y sus bienes son administrados por los servicios sociales, en los que se pasan facturas injustificadas a cargo del mismo para sustraer sus propiedades y despojarlos de sus bienes, dejando a sus herederos desheredados y lo que es peor aislados de sus seres queridos, pues viendo en un hospital solos sin su entorno familiar con el cariño que alimenta su existencia, nada pueden hacer.

Este es un mensaje de dolor para la población.

Este es un mensaje a tantos particos supuestamente democráticos, al poder judicial, estos seres que tienen el poder y son intocables sino es porque le han tocado la fibra a algún político o banquero.

En España no hay derechos en las familias, solo hay intereses en el gran negocio de las empresas y fundaciones sin animo.