Warning: Illegal string offset 'vimeo-youtube' in /homepages/23/d366136744/htdocs/oldhtdocs/anprodefa/anprodefa/wp-content/themes/yourself-developer/single.php on line 19

Maria una madre de canarias en huelga de hambre

Desde el día 19 de octubre de 2010 me encuentro en huelga de hambre puesto que mi hija ha sido declarada en desamparo desde el 29 de enero de 2010 en una actuación de la administración a mi juicio arbitraria puesto que se llevo a cabo de una forma incomprensible, ya que considero que no he dejado en desamparo a mi hija en ningún momento dándole las necesidades físicas y psíquicas que necesitaba y esforzándome en esta tarea.

A pesar de esto me ha llegado la declaración definitiva de desamparo, aunque nunca se me ha comunicó previamente el desamparo provisional por Fiscalía, la causa del desamparo definitivo es que no quiero ser valorada, motivo que no tiene acogimiento legal. Por todo lo anterior siempre ha sido mi expresa petición que se me comunique y me sea explicada esta actuación. Sin  embargo, solo tengo negativas al respecto de la administración para darme alguna explicación coherente y legal, por mínima que fuera.

No obstante, la respuesta de la administración ha sido llevarse a mi hija de mi lado y del resto de su entorno familiar acogiéndola en diferentes centros de menores donde mi hija ha expresado en diferentes ocasiones su malestar en dichos centros, tanto a la Unidad de Protección a la Infancia y a la Familia, como a la Dirección General del Menor y la Familia, como a la Fiscalía de Menores de Santa Cruz de Tenerife, además en estos centros ha tenido un progresivo empeoramiento de su conducta debido al trato que recibe de sus educadores, que no les dan la atención y necesidades que necesita mi hija, los cuales no se preocupan ni porque tenga un calzado adecuado, y llevando a cabo castigos como privar a mi hija de su derecho a la educación, no permitiendo que vaya al instituto, y por lo tanto desmotivando su propio desarrollo personal y educativo, esta es su actuación educativa. Ante todo esto, mi hija, el resto de mi familia y yo consideramos que lo mejor sería que regresara a casa.

Por estás razones llevo a cabo la huelga de hambre como una actitud para poner en evidencia esta situación de injusticia.