Warning: Illegal string offset 'vimeo-youtube' in /homepages/23/d366136744/htdocs/oldhtdocs/anprodefa/anprodefa/wp-content/themes/yourself-developer/single.php on line 19

Un menor provoca un incendio en un centro de acogida para fugarse

IGNACIO CABANES VALENCIA

Un menor de 14 años, que se encuentra tutelado por la Conselleria de Bienestar Social en un centro de acogida, provocó el miércoles un incendio en la habitación donde se encontraba recluido para poder escapar de las instalaciones, situadas en el barrio de Campanar de Valencia. El adolescente es un chico bastante conflictivo que se encontraba bajo castigo por mal comportamiento, según apuntaron las fuentes consultadas. Los hechos se produjeron a las tres de la tarde del pasado miércoles en el centro de acogida de Campanar, dependiente de la Conselleria de Bienestar Social pero de gestión privada. Fuentes conocedoras de lo ocurrido explicaron que uno de los menores que permanecen internos en el centro, en régimen abierto, provocó supuestamente un pequeño incendio en una de las habitaciones del recinto. El fuego se originó en un colchón y se propagó al resto de la habitación. De hecho, tuvieron que acudir al lugar bomberos del parque de Campanar para sofocar las llamas. Asimismo, varias patrullas de la Policía Local y de la policía nacional se desplazaron hasta el centro tras recibir el aviso del incendio. El adolescente, que tiene 14 años, aprovechó todo este revuelo para huir del centro.Fuentes de la Conselleria de Bienestar Social remarcaron que se trata de un centro de acogida en régimen abierto y que los internos no están bajo ninguna medida judicial. “Tienen salidas autorizadas y hay veces que vuelven más tarde de su hora, pero no es un centro de reeducación”, apuntaron. No obstante, algunos como es el caso de este menor conflictivo, no quieren estar en el centro y hacen todo lo posible por escapar.”Hay un descontrol increíble, no hay día que no salten el muro”, criticaba un comerciante de la zona harto de ver cómo los menores escapan del centro y vuelven cuando quieren sin que el vigilante pueda hacer nada por controlarlos. “Entran y salen cuando quieren”, explicaba este hombre. Además, los dueños de los locales próximos se quejan de que algunos de estos jóvenes son muy agresivos y causan destrozos en los negocios o roban a los clientes.